Una maravilla de la arquitectura natural.
Los arrecifes de coral.

 

Los arrecifes constituyen las comunidades biológicas más antiguas del mundo.
 Nuestro país cuenta con 2,866 kilómetros de costa, posee fronteras con dos oceános que presentan una extensa variedad de ecosistemas marinos incluyendo archipiélagos, hierbas marinas, manglares, playas arenosas y los arrecifes de coral entre otros.

Los arrecifes de coral constituyen las comunidades biológicas más antiguas del mundo, y con una diversidad de especies superior a cualquier otro hábitat. Se trata de comunidades muy antiguas. Los arrecifes existían hace ya casi 500 millones de años, si bien eran bastante diferentes a los actuales. En ellos podemos encontrar representantes vivos de todos los grupos mas importantes, desde las algas y bacterias, pasando por invertebrados, reptiles, peces, hasta los grandes mamíferos.

La gran diversidad del arrecife de coral es un efecto de su gran estabilidad, siendo ésta también una de sus causas. La estabilidad contribuye a la diversidad y viceversa. Esta diversidad radica no sólo en sus formas de vida sino también en la gran variedad de hábitats que lo componen, muy diferentes entre sí.

Los arrecifes son tan sorprendentes como increíblemente hermosos, e inspiran un sentimiento generalizado de pureza y perfección. Cualquier persona afortunada que haya buceado en un arrecife de coral podrá afirmarlo.

Los arrecifes de corales poseen gran belleza y esplendor representada en sus formas y colores. Nosotros poseemos arrecifes en las costas del Mar Caribe y el Oceáno Pacífico de Panamá. Sin embargo en ambas costas los corales poseen características diferentes.

Las estrellas de mar son, contrario a lo que podría parecer, perjudiciales para los arrecifes de coral.
 Los arrecifes de la Costa del Pacífico, son pequeños y cubren unas pocas hectáreas. Estos se desarrollan en áreas naturalmente protegidas, tienen pocas especies aunque con un alto número de individuos, viven bajo presión constante de organismos que se los comen (coralívoros), lo que afecta su crecimiento, los elementos que forman el arrecife no están fuertemente adheridos entre sí por algas coralinas y no están relacionados con otras comunidades costeras, como los manglares. Estos arrecifes del Pacífico están formados por cerca de 30 especies de corales. Los mejor desarrollados en Centroamérica se encuentran en Panamá y Costa Rica.

En el resto de Centroamérica casi no existen arrecifes de coral, posiblemente por la presencia de una franja de costa arenosa entre México y el Salvador, y por la descarga de los ríos que diluyen la salinidad e incrementan la turbidez de las aguas costeras.

En el mar Caribe, el desarrollo de los arrecifes de coral es asombroso, pues se observan fácilmente al sumergirse en las aguas de Kuna Yala, Portobelo, Isla Grande o en Bocas del Toro. En el Caribe hay cerca de un centenar de especies de corales. En Panamá se han encontrado alrededor de 60 de estas especies. Estos arrecifes con muy grandes, forman una estructura continua y bastante extensa a lo largo de las costas, son mas gruesos que los del Pacífico, se distribuyen en mayor profundidad y se encuentran en costas expuestas al oleaje y a los vientos.

¿Qué son los corales y cómo se forman los arrecifes?
Los corales son organismos típicamente tropicales que viven y se desarrollan en su mejor expresión en aguas cálidas (con más de 20º C), de alta salinidad y transparentes, donde forman una estructura masiva calcárea conocida como el arrecife. En ellos se reunen numerosas especies de peces e invertebrados, constituyendo las comunidades con la mayor diversidad biológica en los oceános del mundo.

Edad de los arrecifes panameños
Nuestros arrecifes de corales no poseen más de 8 o 10 mil años de edad; ya que los mismos se formaron en la era Pleistoceno (o el período glacial) cuando el oceáno se elevó y los arrecifes costaneros se formaron en las costas del Pacífico y del Atlántico.

Beneficios que nos ofrecen los arrecifes:
Además de la espectacular belleza natural de los corales nos ofrecen los siguientes beneficios:

  1. Los arrecifes sirven como rompeolas protegiendo así las áreas costeras durante tormentas.
  2. Los arrecifes constituyen una fuente muy importante de proteínas para millones de habitantes en países tropicales. Ofrecen, por ejemplo, pescado, crustáceos y moluscos.
  3. La belleza natural de estos ecosistemas constituye un gran atractivo para el turismo. Muchas naciones tropicales se benefician económicamente cuando son visitadas por miles de turistas que vienen a bucear como diversión y a tomar fotografías en los arrecifes coralinos.
  4. La biología, geología y las interacciones físicoquímicas en los arrecifes ofrecen una gran oportunidad para el desarrollo de estos sistemas y para proyectos educativos.
  5. La diversidad biológica de los arrecifes coralinos, al igual que las selvas tropicales, tienen un valor estético incomparable y constituyen una reserva biológica (genética) importante para el futuro.
  6. Los arrecifes de coral han demostrado ser la fuente de importantes sustancias orgánicas que son valiosas en la industria farmaceútica. Son de gran valor por la variedad de plantas y animales que proveen compuestos químicos, usados en producción de medicinas, por ejemplo las prostaglandinas.

Los lugares en Panamá donde se pueden encontrar arrecifes de coral (haga clic aquí para ver el mapa grande).
  Deterioro de los arrecifes coralinos desde el año 1960
Con los estudios y los nuevos conocimientos en el campo de la ciencia marina, ha sido más fácil comprender los factores que contribuyen al deterioro de los arrecifes. Es importante mencionar que los disturbios naturales que acentúan cambios en la temperatura del mar, luz, concentración de nutrientes, sedimentos o la reducción de la circulación del agua, ocasionan grandes daños a los ecosistemas coralinos.

A esta lista se puede añadir también los daños causados directamente por el hombre. Como por ejemplo:

  1. El encalle de botes sobre los arrecifes
  2. El anclaje indiscriminado de botes
  3. La pesca con harpón y con redes
  4. La colección de corales
  5. La contaminación con químicos (entre éstos, fertilizantes, hidrocarburos y pesticidas)
  6. La alta sedimentación como producto de deforestación
  7. La introducción de especies exóticas o extrañas en el ambiente.

En Panamá, uno de los impactos naturales que afecta los arrecifes coralinos en el Pacífico es el Fenómeno de El Niño. El Niño no se puede predecir con total certeza. Este produce una elevación anormal de las temperaturas en el océano.

Si estas temperaturas perduran, los corales pierden las zooxantelas y se tornan completamente blancos. Eventualmente, los corales mueren si las zooxantelas no tienen la oportunidad de volver a sus densidades.

En los años, 1982 y 1983, El Niño en Panamá causó una gran mortalidad de corales en los arrecifes del Pacífico. La temperatura superficial del Pacífico subió a 30-31º C por varios meses. Este calentamiento produjo mortandades masivas en los corales de todo el Pacífico americano. La primera reacción que los corales experimentaron fue un excesivo blanqueamiento debido a la pérdida masiva de zooxantelas. Muchos de estos corales murieron y en los sobrevivientes, el daño redujo su capacidad de crecimiento. A pesar de ello en la actualidad todo parece indicar que los corales se están recuperando lentamente, y si no ocurren presiones adicionales, como las causadas por la contaminación, eventualmente alcanzarán su estado normal.

Esta es una muestra de los arrecifes en San Blas que se decoloraron a causa del fenómeno del Niño de 1983.
 Después de El Niño de 1983 en Panamá, recién ahora se están notando signos de que los arrecifes afectados se estan recuperando a un paso lento. Probablemente, si las condiciones ambientales continuan siendo favorables, estos arrecifes requieran entre 20 y 30 años para volver a ser lo que eran en 1982.

Los erizos y las estrellas de mar son depredadores importantes y han contribuído al deterioro de los arrecifes, causando así el colapso de éstos. Estos organismos invaden los arrecifes despues que El Niño los ha dejado en mal estado o debilitado. Un depredador que ha causado daños incomparables en el Pacífico y el Océano Indico, es la estrella de mar Acanthaster. Si un canal a nivel fuera construído en Panamá, sería preciso establecer algún tipo de barrera para impedir que el Acanthaster y otros depredadores pasen hacia el Caribe, donde estas especies marinas no existen.

Otras condiciones naturales que afectan los arrecifes son la tormentas violentas, como huracanes y tifones. Panamá, no es afectado por estas causas naturales como otras regiones del mundo. Aquí no hay casi huracanes debido a la baja posición en la latitud del Istmo. Las mareas bajas extremas causan también blanqueo de los corales, pero solo en las partes someras de los arrecifes.

El incremento de sedimentos en las áreas costeras, donde se ha deforestado, hay construcciones de hoteles, urbanizaciones y carreteras, causa la mortalidad de los corales. Es muy difícil para los corales sobrevivir estas condiciones. Las aguas turbias evitan la penetración de luz a los corales , los cuales se sofocan, se enferman y como resultado mueren. La acuacultura de camarones es también un factor que afecta a los corales. Los manglares mantienen la tierra firme y cuando estos son removidos se causa erosión, llevando así sedimentos a los arrecifes y causando la destrucción de éstos. Las agencias o personas que están a cargo de construcciones, o deforestación, deben hacer una investigación minuciosa de las consecuencias ambientales, antes de empezar dichos proyectos. Es importante conservar y proteger nuestros recursos naturales, ya que ellos tienen un valor económico importante tanto como para el presente como para el futuro. Desgraciadamente los arrecifes coralinos en la costa norte de Panamá han declinado debido a la deforestación que se ha llevado a cabo en gran escala en esas áreas.

En la foto apreciamos la poca profundidad que tienen los arrecifes de coral.
 Otro factor importante en los últimos años, que ha causado grandes problemas a los corales, manglares y plantas marinas en Panamá, ha sido el derrame de petróleo crudo por barcos y accidentes que han ocurrido en las refinerías y depósitos.

En el área costera entre Galeta y Portobelo han ocurrido dos derrames de petróleo. El primero fue en 1968 cuando 3.2 millones de litros de crudo se derramaron cuando un tanquero encayó, y el otro en 1986, de 8 millones de litros de crudo luego que un tanque de depósito colapsara. Gran parte de este petróleo aún se encuentra presente en el sedimento y continua afectando la vida marina en éstas áreas. Muchos de los animales marinos afectados incluyen peces, moluscos y crustáceos que son consumidos por el hombre para su alimentación.

Muchos de los problemas que afectan los corales mencionados arrecifes, no sólo han ocurrido en Panamá, sino en muchas otras áreas tropicales en el mundo. Se ha tenido conocimiento de sólo una parte de estas catástrofes, ya que estas han ocurrido en áreas donde hay laboratorios de investigaciones marinas cerca de áreas pobladas. En cambio, no se sabe mucho sobre las condiciones de los arrecifes coralinos en áreas remotas en el océano en otras partes del mundo.

Se estima que dentro de 20 años la cantidad de corales de los principales arrecifes del mundo habrán disminuido de un 30 %. Hay dos causas fundamentales de este deterioro, la primera es la creciente contaminación de los mares, la segunda el calentamiento del planeta.

Los arrecifes son, en diversas formas, un soporte de la flora y la fauna costera.
 Estos dos factores combinados acabarán con los arrecifes coralinos en un estimado de 70 años, según lo expresa el director del Principal Centro de investigaciones Biológicas de Florida, Dr John Denver. Se teme que esta creciente muerte coralina cause un tercer efecto destructivo, la recolección clandestina de coral.

Si la proyección de muerte coralina responde a los porcentajes antes descriptos (y al parecer estos son irreversibles por más que se detenga hoy mismo la contaminación acuática), el costo del coral puede aumentar significativamente, vendidos en distintos productos tan variados como implantes dentales coralinos hasta simples suvenirs o colgantes tallados.

Denver comenta: "Es lamentable que la generación que hoy nace con arrecifes de coral terminen sus días juntos. No puedo entender como una perfecta maravilla de millones de años de permanencia pueda ser destruida por puro egoísmo en sólo 70 años.

Muchas personas aún no conocen la riqueza que poseemos en nuestros mares, por lo que no protejen lo que no conocen. O bien conocen muy poco de los mismos. Sin embargo, está claro que la humanidad puede bajo las circunstancias correctas, tomar conciencia y preocuparse por la triste y peligrosa situación de los arrecifes de corales. Panamá, como nación marítima y con tan grandes riquezas marinas, aún está a tiempo para un buen ejemplo.